20240710_minsal_dengue_728x90
20240701_vacunacion_728x90
20240701_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CONNA SUPERIOR
previous arrow
next arrow

¿De dónde proviene la tradición del Día de la Cruz?

El Día de la Cruz, una festividad arraigada en la tradición cultural y religiosa de El Salvador, se conmemora con fervor cada 3 de mayo. Esta celebración, que fusiona las costumbres católicas de la Santa Cruz con los tributos indígenas a la madre tierra y al dios Xipe Totec, tiene profundas raíces históricas que se remontan a la época de la conquista española en América Latina.

Originariamente, los misioneros, en su labor de difundir el mensaje cristiano entre los nativos, utilizaron la cruz como un símbolo accesible y comprensible para todos. Así surgió la tradición de “Vestir la cruz” el primero de mayo, seguida por la procesión y veneración de la cruz el 3 de mayo. Durante este día, las cruces adornadas con papelillos coloridos y rodeadas de frutas de la época son llevadas en procesión por las comunidades, mientras se cantan cánticos religiosos y se solicitan limosnas.

La tradición indígena vincula el Día de la Cruz con el inicio del invierno y la encomienda por una buena cosecha. Por eso, las frutas y flores se colocan como ofrendas para propiciar la lluvia y la fertilidad de la tierra. Esta festividad marca el inicio de un período de renovación y crecimiento, simbolizando la conexión entre la naturaleza y la espiritualidad.

El Día de la Cruz no es exclusivo de El Salvador, sino que también se celebra en diversas partes del mundo, incluyendo España, Chile, Ecuador, Guatemala, México, Perú, Argentina, Colombia, y Venezuela, entre otros países. Esta festividad es un testimonio de la diversidad cultural y religiosa que enriquece el patrimonio de las naciones latinoamericanas.