20240604_dom_728x90
20240506_crecerjuntos_720x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CONNA SUPERIOR
previous arrow
next arrow

Mujeres guerreras de San Miguel: De la escuela agrícola a la exitosa cosecha de tomates

Foto: Diario El Salvador

Foto: Diario El Salvador

A principios de este año, María Pineda de Zelaya y otras nueve mujeres del cantón La Fragua, en el municipio de Moncagua, San Miguel, aceptaron la invitación para unirse a la Escuela de Capacitación Agrícola (ECA) de Ciudad Mujer San Miguel en colaboración con el Centro Nacional de Tecnología Agropecuaria y Forestal (Centa). A partir de agosto, aplicaron lo aprendido en una parcela donde cultivaron 1,000 plantas de tomate de la variedad Centa Cuscatlán.

Estas apasionadas aprendices, autodenominadas “Mujeres Guerreras”, han invertido tiempo y recursos en su proyecto, comprando materiales como plástico para proteger la parcela de las aves, pitas e insecticidas. El Centa les proporcionó asistencia técnica y abono, lo que les ha permitido ver resultados significativos en su cosecha.

El grupo de mujeres ya ha realizado cuatro exitosas cosechas de tomates, que comercializaron a través de redes sociales entre vecinos y amigos, reservando una parte para el consumo en sus hogares. Además, han ampliado su cultivo a pepinos, chiles y frijoles.

A pesar de las críticas y desafíos, estas mujeres perseveran en su objetivo de convertirse en agricultoras exitosas, demostrando su determinación en el campo.

La variedad de tomate Centa Cuscatlán, con un tiempo de cosecha de 75 a 80 días, ha sido especialmente adaptada por el Centa para las condiciones climáticas del oriente del país, apoyando así la seguridad alimentaria nacional. Hasta la fecha, el Centa ha proporcionado 20,000 plantines a diversos productores en San Miguel, distribuidos en 39 parcelas de 500 metros, capacitando a los agricultores en el cultivo y la producción de semillas para futuros ciclos.

Lilian Reyes de Bolaños, técnica de la agencia del Centa en San Miguel, ha sido un apoyo constante para las Mujeres Guerreras desde su ingreso a la ECA, brindándoles asesoramiento técnico para sus cultivos. Su éxito se traduce en la satisfacción de ver a los agricultores avanzar y lograr la seguridad alimentaria mientras generan ingresos a partir de su inversión inicial en las parcelas.