20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20240506_crecerjuntos_720x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CONNA SUPERIOR
previous arrow
next arrow

Municipios bajo alerta verde por actividad del volcán Chaparrastique

Redacción |

El Ministerio de Medio Ambiente emitió alerta verde para los municipios de Chinameca, San Jorge y San Rafael Oriente en San Miguel debido a la actividad del volcán Chaparrastique, ya que, de acuerdo con información del ministerio, este evolucionó a fase eruptiva de intensidad 1.

Autoridades de la cartera de estado anunciaron el día de ayer un incremento en la actividad del volcán, por lo que recomendaron acatar las medidas de preparación que el Sistema Nacional de Protección Civil indicara para un radio de 5 kilómetros. Entre los registros, están las vibraciones en las laderas del volcán que pueden generar caídas de rocas, tanto desde el interior de cráter como de sus alrededores, ante lo cual se trabaja en la identificación de rutas de evacuación en buen estado.

De igual manera, se mantiene advertencia de riesgo para el resto de municipios de San Miguel y Usulután.

Al respecto, esta mañana, el ministro de Ambiente, Fernando López, brindó detalles en una conferencia de prensa, explicando que desde hace dos semanas el volcán ha estado en actividad, con expulsiones de gases, cenizas y rocas. En total, han registrado “187 explosiones con un promedio diario de 13”, dijo el funcionario. “Estamos monitoreando la evolución del comportamiento sísmico en el volcán por lo que estaremos actualizando constantemente si la actividad del volcán evoluciona de una etapa freática a freatomagmática, es decir si se encontraran indicios de magma nuevo”, agregó.

Según la historia, el volcán de San Miguel se caracteriza por presentar este tipo de actividad, la cual se clasifica como estromboliana, caracterizada por pequeñas explosiones, generalmente poco violentas, acompañadas de mezclas calientes de gases, cenizas y fragmentos de roca. En el pasado, del 30 de marzo al 5 de abril de 1970, se obervaron comportamientos similares a este tipo de actividad, lo que sugiere que lo que se vive hoy en día puede durar semanas.