20240710_minsal_dengue_728x90
20240701_vacunacion_728x90
20240701_crecerjuntos_720x90
20240426_bcr_censo_728x90
20240502_censo_jorge_728x90
domfuturo_netview-728x90
20240604_dom_728x90
20231223_factura_electronica_728x90
20231124_etesal_728x90_1
20230816_dgs_728x90
20230601_agenda_primera_infancia_728X90
CONNA SUPERIOR
previous arrow
next arrow

Construcción de pozo de agua potable beneficia a comunidad abandonada en El Salvador

Foto: DES

Foto: DES

En un esfuerzo por mejorar las condiciones de vida y abordar la falta de suministro de agua potable en comunidades marginadas, la Dirección de Obras Municipales (DOM) ha iniciado la construcción de un pozo de agua potable en el caserío Conacastillo, ubicado en el cantón Amaya, municipio de Lolotique, en la provincia de San Miguel, El Salvador.

Esta iniciativa busca atender una problemática que ha afectado a los residentes de esta comunidad durante décadas, que se han visto obligados a lidiar con dificultades en la obtención de agua, especialmente durante la temporada de sequía. El proyecto toma un enfoque inclusivo, apuntando a beneficiar a más de 400 salvadoreños que residen en el caserío.

El representante de la DOM, Bryan Membreño, compartió que “este proyecto mejorará significativamente el abastecimiento de agua potable en la comunidad. Más de 400 residentes en este caserío serán directamente beneficiados, lo que tendrá un impacto tangible en su calidad de vida y bienestar”. La falta de acceso a agua potable ha sido una lucha constante para las familias en esta región, y este proyecto marca un paso significativo hacia la resolución de esta problemática.

La gestión de este proyecto fue un esfuerzo conjunto entre la comunidad y las autoridades locales. El alcalde de Lolotique, Juan Hernández, expresó su satisfacción con el progreso alcanzado: “Por años, ustedes han tenido que ingeniárselas para obtener agua potable. Juntos nos organizamos y presentamos el proyecto a la DOM, y hoy vemos cómo esa colaboración se convierte en una realidad concreta y beneficiosa para todos”.

El pozo de agua potable, cuya construcción está en marcha, está diseñado para tener una profundidad de 150 metros y un diámetro de perforación de más de 14 pulgadas. Además, contará con un revestimiento de 8 pulgadas para garantizar la seguridad y la eficiencia del suministro de agua.

Este proyecto no es un caso aislado en El Salvador, ya que la DOM está trabajando en un total de 18 proyectos en diferentes municipios de diversos departamentos del país, con el objetivo de restablecer el acceso al agua potable en zonas que han sido históricamente desatendidas. Departamentos como Morazán, Usulután, Santa Ana y Chalatenango también se benefician de estas iniciativas, en un esfuerzo conjunto por mejorar la calidad de vida de las comunidades en todo el país.